Mi aspiración y visión en todo este drama que estamos sobreviviendo, se ha ido materializando día a día, pensando que el desarrollo de esta pandemia, me obliga a exponer mis puntos de vista de acuerdo a mi capacidad, conocimientos, y experiencia en la vida, todo lo cual se justifica plenamente en estos días, al ver que estamos llegando a una gran crisis social, sin haber alcanzado aún al pic de la pandemia. No se trata de creerse el cuento, de ninguna manera; el cuento ya existe y es una realidad. Lo que yo deseo y me he propuesto como mi misión, es tratar por todos los medios de accionar o mover los hilos de la cordura y el mejor entendimiento, que para terminar con este flagelo hay que darle un vuelco en 180°, a las medidas tomadas, y de común acuerdo todos, cambiarse a la senda correcta y definitiva.